Biografía

Carlos Lorgia es el más joven de una extensa dinastía de magos, de hombres y mujeres que por más de un siglo han dejado huella en las mentes sorprendidas de generaciones. Una dinastía que por aquellas mágicas coincidencias del destino nació de las manos de otro Lorgia, un alemán que a finales del siglo XIX asombraba a los europeos.

Es decir, Carlos Arturo Sandoval Lorgía, como es su nombre completo y real, es la quinta generación de esa estirpe de magos que llegó a Colombia abrazada de un italiano (Gustavo Lorgia) que dejó su tierra por el amor de una colombiana, con la que se casó después.

La pareja tuvo su primer hijo que se convertiría en el verdadero decano de los magos en Colombia. Este maestro de la magia tuvo una hija, Miriam Lorgia Vanegas, una mujer que mucho tiempo después le mostró el maravilloso mundo de la magia a su hijo de cuatro años: Carlos Arturo. Por esa mezcla mágica del amor de madre con el amor al arte de sus ancestros, Carlos escogió el apellido de ella para convertirse en “CARLOS LORGIA”.

Este hombre no hubiera podido ser otra cosa en su vida. La magia era su mundo, sus juegos de niños, su atractivo entre los amigos de colegio, en su cotidianidad. Crece y se convierte en asistente de un familiar suyo (Gustavo Lorgia Vanegas), hasta los 16 años, cuando se va a prestar su servicio militar. La magia dentro de los uniformes militares lo vuelve popular al punto de recibir una oferta tentadora: Una beca para hacer una carrera militar. Declinó la oferta y prefiere entrar al Colegio Superior de Telecomunicaciones, donde de nuevo la magia le pone en las manos una beca. Allí recibe el título de locutor, productor de radio y televisión, para luego recibir una licencia de locutor de radio y televisión. Ya tenía claro que la magia era su vida y su destino, por eso tenía que dominar su voz y los medios para convertirse en lo que siempre soñó: ser un Mago Profesional. A los 18 años ya había visitado diferentes países latinoamericanos con ese título a sus espaldas y la bandera colombiana ondeando en su alma .

A los 19 años , Lorgia recibe la invitación del Casino Municipal de Arica en Chile para hacer una presentación, la cual culmina con mucho éxito, y es invitado para trabajar en Santiago de Chile por 4 meses. Desde entonces CARLOS LORGIA no se ha bajado de escenarios de mucha categoría internacional, como las Islas Canarias, algunos países europeos, toda Suramérica, parte de Centroamérica y Norteamérica, las Antillas Holandesas…

El mago Carlos Lorgia es una prueba de que las ilusiones tienen su propia magia. Nacen de un sueño, pasan por sus manos que parecen pájaros, y luego se convierten en una realidad palpable, que no sale de un sombrero negro, ni por el arte de la suerte: Este joven ha comprobado con suficiente éxito que se pueden hacer realidad todos los sueños, dependiendo del grado de compromiso con su profesión. Todos los sueños, incluso aquel de ser felices nosotros mismos y hacer felices a los demás.